Painting Will Never Die

Painting Will Never Die  

Laura Noguera – Juan Uribe – Verónica Lehner

Sala de Proyectos

 

Laura Noguera, Juan Uribe y Verónica Lehner tienen maneras de relacionarse con la pintura completamente disimiles, pero que nos conducen ineluctablemente a expandir el campo de lo pictórico, sacándolo de la restricción bidimensional y de los límites de un lienzo, y llevando la pintura a otros terrenos espaciales y conceptuales.

La sala de proyectos de la galería, ofrece un espacio en el que las prácticas y experimentos visuales de los artistas pueden encontrar un refugio íntimo en el cual empezar a existir. Esta muestra  funciona casi a manera de un ensayo visual e instalativo sobre el desarrollo de las sensibilidades de estos tres artistas y sus maneras de interpelar al espectador, invitándolo a tener una relación y una interacción con la pintura. Esta técnica se libera entonces de una contemplación pasiva y se introduce en dinámicas del juego, tanto lúdico como intelectual.

Las obras de Juan Uribe, que funcionan finalmente como una sola instalación sobre un gran muro blanco, son una declaración inequívoca, y como siempre es el caso con su trabajo, sarcásticamente aguda sobre la pintura, sus repetidas muertes y su mítica preciosidad. Estos tres oleos sobre lienzo, bajo un gran grafiti, mezclan una tradición muy respetada con una irreverencia casual, que no por eso deja de rendirle un homenaje conmovedor a la pintura misma. Por otro lado Laura Noguera, también trabajando a partir de la tradición, se arriesga a expandir el lienzo por fuera de sus pinturas de pequeño formato, experimentando con el collage y explorando las posibilidades del lienzo mismo como materia estética.

Finalmente, Verónica Lehner propone tres obras que funcionan como anotaciones sobre sus exploraciones de la pintura performática, es decir la pintura que se transforma a ella misma, que crea sus propias condiciones de existencia. Se trata de un video, una serie de tres piezas que caminan por una línea entre la pintura y la escultura y finalmente una pila de “hojas de pintura”, que la artista desea que sean intervenidas por el público.